top of page

9 ideas para combatir el Burnout

Actualizado: 29 jun 2023


En un contexto en el que la salud mental y el bienestar empiezan a tomar protagonismo entre las prioridades de empresas y empleados, varias consultoras han presentado informes sobre el aumento del Síndrome de Burnout en España.


Si bien no es algo nuevo, en los últimos años hemos podido ver cómo este trastorno (ya reconocido por la OMS como enfermedad) iba en aumento a raíz de la pandemia de la Covid19, la crisis económica, la inestabilidad inflacionaria, los cambios en el mundo laboral… Y los empresarios y empleados se han visto en la necesidad de poner de nuevo el Burnout sobre la mesa para buscar la forma de cambiar la relación que las personas tenemos con el trabajo, y así evitar fenómenos como “La Gran Renuncia”, con los abandonos masivos de puestos de trabajo y la rotación excesiva de las plantillas.


“Según datos de la Guía del Mercado Laboral 2022, elaborada por la consultoría de selección de personal Hays, el porcentaje de trabajadores quemados y desmotivados está en alza.

  • El 61% de los trabajadores españoles afirma sentirse desmotivado con su trabajo y el 45% muestra síndrome del trabajador quemado.

  • En 2022, la falta de motivación subió 14% y el burnout un 7%.

  • El 59% de los empleados confirma que tienen dificultad para desconectar de su trabajo, alcanzando al 68% en los casos de puestos directivos.”



Pero empecemos por el principio.


¿Qué es el Síndrome de Burnout?


El Burnout o “síndrome de estar quemado” es el estado de agotamiento físico, emocional y mental derivado de un estrés laboral crónico.


¿Cuáles son sus síntomas?


Este trastorno, diferente en cada persona, se caracteriza fundamentalmente por:

  • Agotamiento y falta de energía constantes.

  • Indiferencia, desconexión, o una actitud cínica y distante hacia el trabajo y las responsabilidades.

  • Despersonalización emocional con respecto a colaboradores y en las relaciones interpersonales.

  • Sensación de ineficacia y de no hacer adecuadamente las tareas a pesar del sobreesfuerzo.

  • Baja autoestima y pensamientos pesimistas.

  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones.

  • Pérdida de habilidades para la comunicación.

  • Cambios en el apetito y el sueño.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Te reconoces en alguna de estas situaciones o síntomas?


¿A qué se debe? ¿Qué lo causa?

  • La carga excesiva de trabajo.

  • El estrés.

  • La falta de apoyo y reconocimiento en el trabajo.

  • La falta de interacción social.

  • La falta de equilibrio entre vida laboral y personal.

  • La falta de políticas de apoyo en RRHH.


La buena noticia es que la cultura empresarial está evolucionando. Cada vez hay mayor consciencia de que “no somos sólo nuestro trabajo”. Las empresas reconocen la importancia de hablar de la salud mental, y los directivos incorporan en sus estrategias medidas para facilitar la conciliación, promover modelos de trabajo híbridos que favorezcan a empresa y empleados, y contribuir al bienestar de todos los equipos.


Por ello, desde WeTribu, nos gustaría ofrecer algunas propuestas (tanto para empresas, como para todas las personas que las componen, independientemente de su rol) para contribuir a la búsqueda del bienestar profesional y el cuidado de la salud mental.

  1. Dimensionar bien el trabajo, haciendo una buena estimación de los tiempos y tareas de cada persona, y garantizando así que no haya ningún empleado con sobrecargas excesivas.

  2. Aprender a delegar tareas y responsabilidades.

  3. Establecer límites claros en cuanto a las horas de trabajo, tareas asignadas y expectativas de cada uno.

  4. Construir redes de soporte y contar con un sistema de feedback que fomente la apertura, la seguridad y el acompañamiento, y permita detectar el problema a tiempo.

  5. Ofrecer herramientas personales y de apoyo individual y confidencial a cada empleado, tales como orientación y asesoramiento profesional, programas de atención a la salud mental, o talleres y formación sobre cuestiones cognitivas y emocionales, de rutinas y hábitos.

  6. Fortalecer las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo creando un ambiente de trabajo sano y positivo.

  7. Promover y facilitar espacios de pausa regulares, y respetar los tiempos de descanso y desconexión.

  8. Dejar espacio diario para el deporte, el relax, la práctica de aficiones y/o actividades que te proporcionen alegría sana y energía. Normalmente es lo primero a lo que se renuncia cuando estamos bajo presión, pero es justo cuando más se necesita.

  9. Ofrecer una mayor flexibilidad, basada principalmente en la posibilidad de teletrabajar, que permita una mayor conciliación con la vida privada o familiar.


¡Esperamos que te sirvan de ayuda!


Y si te animas a compartir tu experiencia con nosotros, estaremos encantados de escucharte.

93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page